La mantarraya o manta gigante / [:es]Blog[:]

La mantarraya o manta gigante

La principal razón por la que practicar el buceo en Maldivas es una experiencia que no deja indiferente a quienes la viven es la enorme biodiversidad del fondo marino del archipélago. En él podemos encontrar flora y fauna espectacular, por sus colores, por su rareza… y por su tamaño.

Es el caso de la mantarraya o manta gigante. Como su nombre indica, es la especie de manta más grande que existe, y puede llegar a medir unos 8 m de longitud, y pesar unos 1.400 kilos. Vive en mares cálidos, cerca de los arrecifes de coral y también en mar abierto, y se alimentan de plancton, peces pequeños y calamares, hasta llegar a ingerir entre 22 y 30 kilos de comida al día. Puesto que filtran su alimento, su boca está situada en la parte delantera de la cabeza (y no en la parte inferior como las rayas) y no tiene dientes. Tampoco tiene aguijón venenoso en la cola.

Las mantas son animales estrechamente emparentados con los tiburones: como ellos, su esqueleto está hecho de cartílago. A diferencia de ellos, tienen el cuerpo aplanado, las hendiduras branquiales en posición ventral y sus aletas pectorales están unidas al tronco.

A pesar de su enorme tamaño, la mantarraya se mueve con una agilidad que sorprende y fascina a quienes la observan. Cuando se mueve gracias a sus aletas pectorales parece como si estuviera volando, en vez de nadar.

Además, como también hacen los delfines, hacen saltos fuera del agua. En el caso de las mantarrayas, se han visto ejemplares dando saltos hacia delante y cayendo de cabeza o con la cola, y haciendo volteretas. No se sabe exactamente por qué lo hacen, aunque se cree que podría ser para huir, quitarse parásitos, comunicarse con otros individuos, jugar, o en el caso de los machos, como parte del cortejo.

Se sabe bastante poco del comportamiento de este animal, pero se han realizado diversos estudios científicos para conocer más sobre la mantarraya, que según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza se halla en estado vulnerable, debido a la pesca.

Las mantarrayas son animales pacíficos que se han convertido en uno de los objetivos preferidos de los submarinistas, por su actitud totalmente inofensiva y por su majestuoso tamaño, así como por su tranquilo deambular, que permite que los buzos se puedan acercar a ellas. ¡Ven y vívelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *