Semana Balky Sub a bordo del Southern Cross / (Esp.) Blog

Semana Balky Sub a bordo del Southern Cross

Imagina una semana en la que aterrizas en una isla en medio del Índico, pocas horas después te instalas en tu camarote de un barco estupendo. La primera después del check dive : nocturna, 10 metros, 10 mantas allí, como esperándote en el agua, y 90 minutos disfrutando de un tremendo espectáculo de las piruetas que hacen mientras se alimentan, pasan a centímetros de ti y te hacen por unos momentos ser parte de su mundo… y a todo esto yo pensando ¿por qué harán esto como check dive?, después de esto pocas cosas mejores vamos a poder ver. ¿No sería mejor dejar lo más impresionante para el final?… pues equivocado al 100%, después sigues quedándote con la boca abierta en cada inmersión.

 

Es muy imposible contar todo lo que hemos vivido, aquí hay vida grande y pequeña, toda increíblemente bonita. Lo que más nos ha gustado: tiburones grises, puntas blancas a un par de metros nadando en las corrientes de los canales, una nocturna con decenas de tiburones nodriza, jacks y rayas enormes que te pasan por todos lados, te tocan y por supuesto, el increíble ballena. Toda una experiencia tirarse 30 minutos al lado de un pez de semejante tamaño… eso sí, sin dejar de dar aletas ni un segundo.

 

El equipo del Southern Cross es estupendo: te acoge con un cariño y cuidado tremendo, como si fueran amigos de toda la vida a los que vas a visitar, y siempre están buscando lo mejor tanto dentro como fuera del agua. Se nota pasión por el mar en cada uno de sus guías, que hacen que todo parezca fácil y te da la tranquilidad de ir muy seguro siempre.

 

Gracias a todos, habéis hecho de este viaje una de las mejores experiencias que hemos tenido nunca. Gracias Judith, Eva, Arish, Simbeh, Bego, Jahid, Ali , Shariff, Faisal, Hassan, Ibrahim, Hassan, Sampat, Dhonni Capi.

 

Gonzalo y Blanca.

 

El verano quedaba como un pálpito distribuido y difuso en la neuronas , con el sabor agridulce de lo que ya fue. Luego septiembre fugaz y octubre con su ultima semana de frío impuntual y grosero; forro polar y su pequeña nube de vaho al respirar apresurado y gruñón por las mañanas camino del trabajo. Y pañuelo al cuello, enroscado con mimo en el cuello porque hay que cuidar la garganta. Hay que cuidar la garganta ¡que nos vamos a Maldivas!.

El viaje, las horas de avión, el tránsito fantasmal de madrugada en Dubai, peaje obligatorio hasta el destino, nos reúne con Balky (el grandísmo Balky) y con el resto de los componentes del viaje, desconocidos al principio (“Hola ¿Vais también vosotros a Maldivas con Balky”) y con los que el trato progresa de cordial, a –en fin- juerguista impenitente (quien nos iba a decir que David, con los serio que nos entrego los chismes de Padi en barajas….) y en cualquier caso, entrañable. Como Cristina y Sergio, como Juan Carlos y Ana,  como Paco (de Paco), David, (a Balky lo dejo como indefinible 😉  )  y luego, en el propio destino, Magda, Blanca y Gonzalo y “los belgas”, irreemplazables, irreductibles en su buen rollo.

Veníamos con su poquillo de desasosiego; Maldivas tiene fama de corrientes fuertes y últimamente habíamos buceado poco: Esa boya deco que habíamos practicado poco… En el dhonni, la sonrisa de Eva, “¡Hola! Soy Eva.”

Y a partir de ahí, que fácil fue todos, que fácil fue bucear con ellos. Bego con la indicación exacta, Arish: café y cigarrillo en la proa del dhonni intuyendo la dirección de las corrientes. EL resto: Nadar entre el baile de las mantas, con el tiburón ballena y su paz infinita. Ver delfines, ver tiburones (la nocturna con los nodriza requiere más que una línea), los grises y punta blanca. Tortugas. Y el arrecife inagotable en pequeños secretos.

¡Ah! y también vimos pargos 😉

Cristina y Miguel

 

Llevo varios años organizando grupos de buceo aquí con Submaldives y lo quiero resumir muy brevemente, en una palabra “EVOLUCIÓN”. Cada año todo es mejor, trabajan muy duro por ofrecernos a todos lo mejor de las Maldivas y cada vez nos sorprenden con cosas nuevas, inmersiones muy especiales que nos hacen disfrutar de momentos inesperados. La alta profesionalidad del Staff hacen de un viaje a Maldivas con Submaldives algo muy recomendable, te hacen sentir como en casa en el mítico barco Southern Cross, que tiene alma propia. Por último comentar lo mejor del viaje, la planificación de las inmersiones, siempre en busca de bucear lo mas solos posibles, en toda la semana no nos hemos encontrado con NINGÚN barco excepto el último dia en Male. Un DIEZ para Judith y Hassan por gestionar esta “empresa” desde el corazón, a Eva por haber crecido tanto y al resto del equipo siempre dispuestos a darlo todo por nosotros. Con mucho cariño, Balky.

 

 

Esta, es mi primera experiencia en MALDIVAS i en un vida a bordo, i realmente estoy encantada con el trato i la atención de la tripulación, de los guías  i de toda la tripulación del SOUTHERN CROSS, y de los compañeros de buceo con los que he compartido estos días.

También comentar que las experiencias vividas bajo el agua han sido alucinantes.

Una experiencia que os aconsejo realizar.

Espero poder compartir nuevas inmersiones con vosotros. Magda Cardó

 

Cuando conoci a Judith, me parecio una persona muy especial, pues pone alma a todo lo que hace, cosa muy difícil de encontrar hoy en dia, siempre intenta disfrutar al máximo de su trabajo y con ello lo que transmite es la pasión por el Buceo y su experiencia, de la cual se han nutrido un amplio grupo de profesionales que hoy en dia operan por la Zona, siempre intenta dar las mejores inmersiones a su clientes y un ambiente muy familiar, en estos momentos además la exclusividad en los puntos de inmersión para no coincidir con mas Barcos y que no haya acumulación de buceadores en las inmersiones, esto es debido al conocimiento de las Zonas e inmersiones a la perfeccion, siempre en los Lugares de Buceo tenemos referencia de cosas, la mia sin lugar a dudas es Judith de la Rosa y el Southerm Cross. Simpre acompañada del inseparable Hassan, y con una persona que esta siguiendo sus pasos Eva Diaz, además de toda la Tripulacion que intentan que la estancia sea lo mas agradable y divertida. Espero poder seguir muchos años disfrutando de la compañía de estos profesionales, y pasar momentos tan especiales y que quedan en el recuerdo. Un abrazo a todos.

David Perea Espasa.

 

Con poco tiempo para pensar en el viaje…no tenia ideas preconcebidas sobre el, así que todo el tiempo me iba encontrando agradables sorpresas, lo mejor, disfrutar de las cosas tal como vienen….la confianza de que todo va a ir bien, la gente, el ambiente que se forma, los comentarios y el sentimiento compartido de todos que nos une a todos los niveles y edades…sentirnos como en casa desde el minuto uno….

Agradecidos por los detalles tan personales como la tarta y las flores el día de la fiesta, cosas que marcan y te hacen sentir bien, especial….

Es un viaje que cuento por momentos, no por días, momentos que quedarán grabados en nuestras retinas, pequeñas frases, risas….todo muy limpito y haciendo nuestras cositas, jajaja….Ahora toca trabajar y volver a casa…pero con la tranquilidad de haber disfrutado de estos días tan especiales para Sergio y para mi , el viaje especial que ambos deseábamos ya ha quedado grabado….

Muchas gracias a todos….besos y abrazos de todo corazón.

Sergio y Cristina.

 

 

Se trata de una experiencia que como buceador no se debe dejar pasar, la riqueza de sus fondos, la diversidad de vida, la infinidad de colores, las imágenes grabadas en mi mente de esos maravillosos paisajes, el trato recibido por la tripulación, las guías geniales realizadas por Judit y por Eva, entre otros guías que nos han acompañado, y por supuesto la ilusión y sentimientos compartidos con el resto de compañeros de buceo, provocan en mi como buceador un profundo sentimiento de tristeza, puesto que escribo esto unas pocas horas antes de coger el avión para volver  casa. Por supuesto pienso volver, sólo que la próxima vez, espero que el doble de días, ya que me he enamorado de Maldivas, y se me ha hecho muy corta mi estancia, y se me hace hace muy difícil dejar pasar demasiado tiempo antes de volver.  Muchas gracias a toda la tripulación, un abrazo muy fuerte.

Paco de Paco.

 

 

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *